Carnaval 2009

 

 

Luces, colores, alegría, música, risas, sorpresas, sueños cumplidos, deseos hechos realidad, reyes por un día, princesas por un día, grandes dosis de imaginación e ilusión.100_9195

 

Todas estas cosas y muchas más, los niños han podido hacer realidad durante un rato en el colegio con la celebración del “Carnaval”, transportándose y viajando con su imaginación donde ellos han querido y sin que nadie les diga:

 

 ¡Eso no puedes hacerlo!100_9202

 

Y que mejor colofón que la atractiva, maravillosa e interesante quema de la sardina con la presencia de todos los alumnos, padres y profesores del colegio.

 

¡Fiesta, fiesta, fiesta!

 

100_92161100_9190

Fernando Díaz Molano

Anuncios

Dia Internacional de la Paz y de la No Violencia

Ha sido un día muy importante cargado de gran significado. Siempre decimos que nosotros no podemos hacer nada para acabar con la guerra, las injusticias, el odio, la maldad, etc; en definitiva, padrestodas las cosas que hacen que el ser humano se olvide realmente de lo qué es importante.  paz1Pero estoy convencido, que para los alumnos del Colegio Santa Rita, desde los niños de Educación Infantil hasta los alumnos de la ESO, algo recordarán de este día y, eso es para mí suficiente, ya que a partir de hoy, es seguro que no tendrán la misma opinión y punto de vista sobre lo que cada uno puede aportar para hacer un mundo con más paz y justicia.pict0011

Cada curso realizó un mural sobre la paz, se realizó un concurso de poemas sobre la paz y todos juntos en el patio con los murales bien visibles, poesiacantamos todos juntos una canción sobre la PAZ.

Por último, una gran sorpresa que impresionó a profesores y alumnos, fue el baile acompañado de música que realizaron alumnos de la ESO.pict0019

 

¡Olé por ellos!

 

 

 

Fernando Díaz Molano

Salida a la Fábrica Cuétara. 3º y 4º de Primaria

2Los días 5 y 6 de febrero los alumnos y alumnas de 3º y 4º de primaria hemos realizado una visita a la fábrica de galletas  Cuétara.3

En un principio teníamos pensado comer allí cerca, pero debido al mal tiempo y a nevadas que había previstas decidimos regresar  y comer en el colegio.

La visita duraba dos horas. Al llegar teníamos preparada una bolsa cada uno con un gorro “muy favorecedor”, una bata y unas gafas para ver una película en 3D.

Comenzaron poniendo un vídeo sobre la historia de la fábrica y de cuándo  surgió la idea  de fabricar galletas.Cuando terminamos de ver el vídeo pudimos hacer la visita dentro de la fábrica. No podíamos hacer fotografías, así que todos cumplimos  las normas y cuetara3accedimos dentro de la fábrica. Nos fueron explicando todo el proceso y todo el mundo supo comportarse, como era de esperar.

Al terminar la visita pudimos ir a una sala con mesas y sillas donde nos esperaba otra señorita que nos explicó cómo hacer una tarta con galletas y con cereales Cuétara. Dividieron a los niños en grupos y cada uno colaboró para hacer la rica tarta.
Aquí os mostramos el resultado.
Mónica Correa
 
 

 

 

 

Día del Maestro, homenaje al P. José Luis

pict0006¿UNA  HISTORIA  O  UN  CUENTO?  

PROFESORES:

 Está tranquilo el Colegio,

y el viento

trae frío de nieve:

el invierno

reina ahí afuera en el patio.

Pero dentro,

estamos hoy celebrando

nuestro DÍA DEL MAESTRO.

 Y en esta cena reunidos,

y por darle tiempo al tiempo,

voy a contar una historia…

O, a lo mejor, es un cuento…

 Esto era un niño de pueblo…

 Y había en el dicho pueblo,

como en todos hace años,

una escuela y un maestro.

Pues ese niño que digo

iba a la escuela contento,

aunque, claro, prefería

jugar con los compañeros.

Y los juegos del entonces

eran juegos de los pueblos,

en los montes, en los prados,

en las eras y senderos:

juegos siempre al aire libre,pict0010

si los dejaba el invierno.

Y era como los demás

el niño de nuestro cuento.

 Un día cualquiera vino

un amigoniano al pueblo

invitando a quien quisiera

a estudiar en su colegio.

Algunos de sus amigos

animosos le siguieron.

Mas él dijo que no iba,

que no le gustaba eso.

Cuando pasaron tres años

cambiaba de pensamiento

y dijo a sus padres que iba

sólo por ver si era bueno.

Y sus padres a Pamplona

le enviaron como interno.

Después se marchó a Godella

a hacer el curso tercero.

 Pasó cursos, pasó años,

y se fue pasando el tiempo…

Ya el niño aquel no era niño,

mas es el de nuestro cuento.

Y a pesar de las distancias,

nunca se olvidó del pueblo,

ni de la escuela pequeña,

ni del que fue su maestro…

 Se puso a pensar un día,

y a pensarlo muy en serio:

– “Lo que yo tengo aprendido

se lo debo a otros maestros

que con paciencia y cariño

me ayudaron a  aprenderlo…”

Pensó mucho en estas cosas

y en qué quería por dentro,

en lo que la vida ofrece,

en sus ideas y sueños.

Comprendió que lo importante

en la vida no es dinero,

ni el figurar, ni el prestigio,

ni otras clases de camelos

que nos meten por los ojos

y que matan nuestros sueños,

sino el buscar ser feliz,

feliz al prójimo haciendo.

Y decidió convencido

¡que quería ser maestro!

 – No, le dijeron algunos,

que es muy pequeño su sueldo.

– No seas tonto, le decían

otros para convencerlo.

¿En una escuela metido?

Que los niños no son buenos,

que son pesados, crueles,

que son malos y molestos…

– Si ganar dinero quieres,

estudia para ingeniero…

– Si quieres ser importante,

métete a politiquero…,

le decía unos y otros

para cambiar su sendero.

Sólo sus padres le daban

ánimos en el empeño.

  Pasaron años y cursos,

pasó tiempo… y pasó tiempo…

El niño aquel era ya

un joven serio y apuesto.

Y el joven de nuestra historia,

que es el niño de este cuento,

se metió de religioso,

hizo los votos perpetuos,

se ordenó de sacerdote,

y luego se hizo maestro.

 La obediencia le envió

a quehaceres muy diversos:

trabajó en reformatorios,

enseñó en varios colegios,

educó en escuela-granja,

administró sacramentos…

Vivió, según su currículum,

también en sitios diversos:

en Teruel, el seminario;

en Hellín, que es un colegio;

en isla Guara y Apure,

allá por el extranjero;

después se volvió a Hellín

y marchó a Algeciras luego;

y hace ya veintiocho años

vino a dar con los sus huesos

en Santa Rita, en Madrid,

en esta casa y colegio.

En todos aprendió algo,

en todos sembró sus sueños,

a todos les dio algo suyo,

de todos sumó recuerdos.

 Pasaron años y años…,

pasaron cursos y tiempo…,

y pasaron muchos niños

por sus clases del Colegio…

Es ya un recién jubilado

el niño aquel de este cuento,

el joven de nuestra historia

y el hombre que fue maestro.

¡Cómo se pasa la vida,

qué rápido corre el tiempo!

Las vivencias del ayer,

hoy son ya sólo recuerdos

que cada día se alejan

y que se nos van perdiendo.

 A veces mira hacia atrás,

sin ira, y ve muchos peros,

y teme que su trabajo

no haya sido más que un sueño

que nunca llegó a dar fruto

a pesar de sus desvelos.

Y en su corazón penetra

un aire frío de invierno,

y, suplicante, levanta

sus manos y ojos al cielo

diciendo en pobre oración:

– ¡Qué poco, Señor, he hecho!

 Mas se consuela pensando

que ese Señor fue Maestro

y supo lo de sembrar

y no llenar el granero…

Y aquel frío lo atemperan

el calor de los recuerdos,

la vida que fue entregando,

la ilusión que puso en ello,

el soñar en el pasado

y el cariño que le dieron.

 *** *** ***  

 MAESTROS:

 En esta cena reunidos,

y por darle tiempo al tiempo,

os he contado una historia…

¿O quizá sólo fue un cuento…?

 *** *** ***

Está tranquilo el Colegio,

y el viento

trae frío de nieve:

el invierno

ronronea por los patios…

Aquí dentro,

un jubilado os invita

a brindar

¡por todos los que sois MAESTROS!

 José Luis Rodríguez Ibáñez

 

 

AL P. JOSÉ LUIS EN SU JUBILACIÓN

 

 

 Ya sé que no es bastante decir que eres “maestro”…

Tu vida la entregaste a Cristo, Señor  nuestro.

 Una vida expropiada, ya no te pertenece;

semilla que se siembra, y la vida amanece

 en alumnos que se abren como una flor primera

y en muchachos que estrenan azules primaveras.

 Experto embajador de mi campo castellano,

tú consagras la espiga, hecha pan en tus manos.

 Forjador de silencios, de ermitas y campanas,

nos vas llenando el alma con tu paz franciscana.

 Tus manos acarician y derraman perdones,

tu voz, poesía y verso, se tornan en canciones.

 Mi hermano José Luis, mi hermano amigoniano,

que enfilas ya en tu vida la senda del verano,

 recoge la cosecha, las mieses se han dorado,

y aquí estamos contigo, hoy todos a tu lado,

 levantando la copa, brindando con mis versos,

olvidando sinsabores de días adversos.

 Y sin miedo al otoño, de hoja reseca y malva,

porque Cristo es la luz que despunta siempre al alba.

 Hilario Peña Rojo

 

 

 

 

   Querido amigo José Luis:

   Acogiéndome a los tres puntos claves del buen sermón: que sea breve, que no sea largo, y que sea corto; y con el deseo de que “lo malo, si breve, no tan malo”, emprendo mi tarea comprometida, pero honrosa, de dedicarte unas palabras cariñosas, en nombre de todos, en tu jubilación.
   Comienzo parafraseando lo que dice Cervantes en el Cap. 74 de su Don Quijote: Como las cosas humanas no sean eternas, y como tu vida profesional no tuviera privilegio del cielo para detener su curso, llegó su fin … cuando menos lo pensaba. No es tu caso, José Luis, tu decisión, reflexionada, era firme.
   Si Cervantes habla de melancolía, de vencimiento del héroe… aquí no hay tal: ni pesadumbre, ni desencantos, ni tristezas. A todos nos llega una hora nueva: nos vamos, y dejamos lo que tantos años fue nuestra vida, nuestra profesión. “Ya en los nidos de antaño no hay pájaros hogaño” (Cervantes). Dejaremos de ser locos, absorbidos por una vocación, para ser cuerdos, y para enfrentarnos a nuestra propia vida.
   Se dice que los Maestros sembramos. Y, aunque no pensemos en recoger cosechas, siempre alienta la esperanza de conseguir frutos. Nos conformamos con el cumplimiento de nuestro deber, y haber sido útiles a la sociedad. Satisface apreciar que hemos dado testimonio de la verdad, tan propio del Maestro, y haber sido ejemplo, y modelo de conducta. Ese es tu caso, José Luis. Sé que recordarás a muchos compañeros en tu adiós, y tampoco olvidarás vivencias de Venezuela, Colombia… allí, tu mano maestra supo preparar para la vida a tantos jóvenes necesitados que pudieron, con tu ayuda, emprender nueva vida, y ejercer una profesión dignamente.
   No paso por alto alabar tu instinto social y pedagógico, y tu veteranía, al darte cuenta de que trabajar con los padres de nuestros alumnos era una inversión muy rentable, especialmente para sus hijos. De ahí tu afán por integrarlos en nuestras tareas, organizando talleres , o sesiones de teatro. Un buen camino para evitar incomprensiones entre familia y escuela, pues la colaboración mutua conduce al éxito.
   Te hablo así desde el cariño y el respeto que me mereces, después de más de veinte años trabajando juntos es natural que, en ciertos momentos, apareciera alguna “tensión laboral”, por desacuerdos entre quienes buscan lo mejor. Nada fue insalvable. Sólo los buenos recuerdos tienen cabida entre nosotros ahora, y siempre.
   Estás en el inicio de un futuro que necesita una agenda distinta, ya que comienzas un segundo turno de ocupación en plenitud, presidido por el valor de la libertad. Inicias una etapa que puede ser muy útil para algo, y para alguien. Espero digas NO a la desocupación, que conduce a la apatía. Múltiples tareas sé que vas a tener. Me atrevo a pedirte que prepares el Jacobeo 2010, y que arranques desde tu tierra palentina, para que la espiritualidad que inspira el Románico la consigas desde el primer día, hasta que llegues al Apóstol, en su Catedral. No irás solo, seguro que notarás la presencia de San Lorenzo, y de la Vírgen de la Calle. Desde la altura de Micieces velarán por ti.
   Amigo José Luis, esperamos que hagas muchos proyectos de felicidad para la nueva andadura. La misma que te deseamos todos tus compañeros y compañeras. Enhorabuena Sr. Jubilado.  

 

Pedro Porras.

 

 

Granja Escuela Giraluna 5-6mayo 2008. 2ºEducación Infantil

 LA GRANJA ESCUELA DE LOS SUBMARINOS Y VELEROS 2008         

   La mente de los profesores de infantil no para de pensar en cómo potenciar al máximo vivencias y emociones para los niños con los que trabajan.  Es así, como surgió por primera vez en la historia del Colegio Santa Rita, la idea de realizar una salida de dos días a una granja-escuela con niños de 4 años. Se escribió una carta a los padres a modo de sondeo para conocer su opinión al respecto y, después de comprobar, la buena aceptación que había tenido la propuesta, realizamos una reunión con los padres para hablarles de qué es lo que queríamos conseguir con esta experiencia única y maravillosa. Fue una reunión muy enriquecedora porque pudimos compartir con los padres inquietudes, miedos, dudas, resistencias propias de los padres como: “maletas1La primera vez que dormían sus hijos fuera de casa”. También aprovechamos la reunión para contarles cómo iba a ser la dinámica diaria en la granja-escuela y qué cosas tenían que llevar.

 Cuando los padres contaron a sus hijos que iban a ir a una granja escuela a dormir, los niños manifestaron una gran alegría y muchos nervios. No veían el momento de que llegará el día para ir a la granja escuela.  Como todo en la vida, llegó el día de irnos a la Granja Escuela. literasFuimos el Lunes 5 y Martes 6 de mayo de 2008, intentando tener el mejor tiempo posible para realizar la “gran aventura”.  Algunos niños no pudieron ir porque a última hora se pusieron malos con fiebre. Pero la “gran aventura” había comenzado. Sus caras reflejaban una gran felicidad, nervios, expectación y una gran ansia por convertirse en los protagonistas de su aventura. Llegamos y cada uno con su maleta, nos dirigimos todos juntos a las habitaciones donde disfrutaron enormemente, al ver que dormirían en literas, unos arriba y otros abajo. Llegaron sus monitores, se presentaron a los niños y viceversa. Un mundo de cosas desconocidas iba a empezar para ellos, pero siempre con una cara de felicidad y de expectación por todo lo que iba a ocurrir.Hicieron de todo: un taller de cocina, en el que hicieron un pastel, vieron todos los animales de la granja, los estuvieron dando de comer, …, etc.

 El apetito que despierta el campo se vio reflejado en el comedor donde disfrutaron de ricos manjares que devoraron sin contemplaciones.comemos1

 

juan-campanilla-copiaPor la tarde, continuaron haciendo más talleres y los niños estaban cada vez más contentos y entusiasmados.  Antes de cenar, llegó el momento de ducharse. Cada uno, como  hombrecitos y mujercitas abrieron sus maletas y sacaron sus pijamas y cosas de aseo. ¡Otra experiencia maravillosa!

 

            oveja2Por la noche, tuvieron una velada mágica. Cada uno con su linterna y en la máxima oscuridad de la noche en el campo, fueron en busca de el duende “Juan Campanilla”, el cual, vivía en una casa echa a su medida Los niños estaban entusiasmados y muy nerviosos. Al final de la noche, encontraron la casa de “Juan Campanilla” y estuvieron conversando con el duende.

Fue increíble poder ver sus caras de sorpresa, expectación y sin un ápice de sueño. Para ellos, fue una velada inolvidable y que yo creo que no olvidarán.

Ya cerca de las 12:30, nos fuimos a dormir. Los niños estaban agotados; pero lo más importante, contentos y felices. Al día siguiente, tuvieron más actividades y después de comer, volvimos al colegio. Todos en el autobús iban hablando de todo lo que habían hecho. Al día siguiente, los padres nos transmitieron lo bien que se lo habían pasado sus hijos, los cuales, no pararon de contarles todo lo que habían hecho.

¡Merece la pena! ¡Pero mucho!

Fernando Díaz Molano

 

noche

Zagales. Visita a los Belenes de Madrid

titulo  En la primera excursión de zagales de Santa Rita teníamos que estar en el cole a las 10. Era el día 13 de diciembre y sábado. Cuando llegaron todos nos fuimos a bendecir el belén del colegio junto con nuestros padres y monitores. No fuimos todos porque somos 13 y acudimos 10 más los monitores Fernando, Leticia, Rosa y D. Víctor. También nos acompañó Lidia de 3º de ESO.

Cogimos el metro para ir al centro de Madrid. El primer belén que vimos era muy pequeño pero muy bonito, seguimos andando hasta llegar al belén más grande que vimos. A la entrada estaba una chica repartiendo papeles con las profesiones más comunes. El belén era enorme, era como un pueblo en esos tiempos. Cuando terminamos de ver el belén estaba lloviendo. Fuimos a la plaza Santa Cruz, pero como no había nada fuimos a la plaza Mayor que era uno de nuestros recorridos y como llovía no pudimos ver el mercadillo de belenes.belenes-2c2ba

 

Entramos en una pastelería y compramos obleas y palmeras. El último belén que vimos fue en Cibeles que era mediano pero muy bonito.

belenes-1c2ba1

Cogimos el autobús 34 y nos volvimos al colegio donde nos esperaban los padres. Y esta fue nuestra primera salida de zagales.

 

 

Autoras: Paula, Diana y Olga (5º de Primaria)

Misa de Navidad 2008

misa-navidad-2008mmisa-navidad-magerit 14 de diciembre. La Comunidad Educativa del colegio celebra el encuentro religiosos con motivo de la Navidad. Los alumnos de 4º de primaria se encargan de representar la historia de la salvación en promesa y cuando llegó la hora de la encarnación. Ataviados a la usanza hebrea, profetas, soldados y ángeles hacen de cortejo a los personajes centrales del misterio: María, José y el Niño.

A modo de auto sacramental y dentro de la Eucaristía del tercer domingo de Adviento nos traen a la memoria aquellos acontecimientos que cambiaron la historia. Padres, profesores y alumnos completaron la iglesia  en una misa presidida por el Director del Colegio y amenizada por el coro Magerit con cantos seguidos y cantados por todos los asistentes. Al finalizar la Misa, el mencionado coro ofreció el tradicional concierto de Navidad, entrañable y cercano como siempre.

Víctor García